Y pruebo el enorme rabo de Jordi.

Tenía claro que había que aprovechar mi viaje a Madrid y catar todos las pollas que me fueran posibles. Una de las paradas obligatorias es sin duda echar un polvo al niño polla, tan obligatorio como visitar el Museo del Prado. Para ello no dudé en irme unas horas antes del rodaje al apartamento FAKings (…)

 

Más...